jueves, diciembre 07, 2006

Librerías
Con la lucidez demoledora que le caracteriza, Gabriel Zaid publicó un artículo sobre la inminente desaparición de las librerías en nuestro país.

Cuando era niño estudié con Fabrizio López Gallo, hijo de uno de los dueños de las librerías del Sótano, de la del centro, si no mal recuerdo. Una vez, ya en la prepa, me dijo que en México leen tres pelados, pero que ellos sostienen a la industria editorial completa.

El caso es que un poco abrumado, he decidido visitar más librerías más seguido. Por ello, el pasado domingo me lancé con mi amiga Karen Chacek a buscar Libros, Libros, Libros, el secreto mejor guardado de las Lomas, una librería en inglés (volveré sobre ella en otro post, yo compraba cómics ahí hace quince años, cuando iba a la Universidad, y ahora Pilar Armida, una de mis editoras en Ediciones Castillo me recordó de su existencia).

Desgraciadamente, la librería estaba cerrada, por lo que fuimos a Gandhi de Palmas. Sólo a curiosear.

Estábamos viendo la mesa de novedades cuando una señora joven llegó a preguntarle al encargado si tenían libros de terror para niños. Iba acompañada de su hijo.

Sólo de verlo, supe que el niño era uno de los nuestros.

El dependiente no tenía idea. Le ofreció un librito de Horacio Quiroga. Y una antología de cuentos góticos.

--¿Me meteré?-- le pregunté a Karen. Me daba pena ir de metiche.

--Hazlo.

Fui con ellos. Pedí disculpas por acercarme, pero les dije que pensaba que podía ayudarlos.

--Es que mi hijo quiere un libro de terror. Pero sólo tiene diez años.

--¿Como qué te gustaría leer?-- pregunté.

--Algo de terror. Como las películas japonesas.

--Mmm. Quizá te gustaría Edgar Allan Poe. A lo mejor el lenguaje es un poco elevado, pero si compras una edición juvenil...

--No quiero juvenil.

--Ese le iba a recomendar yo-- dijo el dependiente.

--Imagínate-- le dije al niño-- una de las historias es sobre el asesinato de dos mujeres en París...

--No me gustan los asesinatos.

Se trataba de un tipo duro.

--Mmm. ¿Qué tal los vampiros?

--Tampoco.

La madre se sentía incómoda. "Sólo tiene diez años", repetía.

--Tener un niño lector es un tesoro-- le dije-- . Te voy a recomendar entonces a Lovecraft. O a Stephen King.

Le apuntamos algunos nombres en un papel: Poe, Lovecraft, King, Laymon, Ahora que lo pienso, no le apunté a Clive Barker.

--Muchas gracias-- dijo la mamá--, vamos a ver si encontramos algo de ellos.

Se fueron. Seguimos viendo libros. Al poco rato vimos que se iban, no habían encontrado nada.

A diferencia de la sucursal de Coyoacán, Gandhi de Palmas es muy pequeña, tiene una sola sección de literatura universal (no hay separación por géneros), así que corrí a la K y a la L. Di con varios tabiques de King, que me parecieron muy largos para su edad, pero también con dos libritos de los mitos de Cthulhu ( Chuctulú, solía decirles yo a la edad de ese niño) y se los llevé.

--Toma, creo que esto te puede gustar.

La mamá no sabía si agradecérmelo.

--Tienes un niño muy especial-- le dije-- no tengas miedo.

--Es que... sólo tiene diez años.

Salí de ahí con Karen antes de ver si al final los papás le compraron los libros al chico. Pero había sido un momento bonito.

Siempre he pensado que si te dan el libro correcto en el momento oportuno, te vas a enganchar en la lectura. Espero haberle dado el empujón correcto a este amiguito.

Lo cierto es que el chaval promete, promete...

Sobre Pinochet
No se murió, se lo cargó la chingada...

18 comentarios:

hybris-Carmina Capistrán dijo...

Quizá ese niño sea dentro de algunos años un prolífico escritor de CF, terror o policiaco (quizá hasta fantasía), o caricaturista, o director de cine, o un lector con cientos.. qué cientos, miles de libros de terror, CF, fantasía y policiaco.

Creo que hiciste una excelente buena obra, seguro que el niño lo recordará, esas cosas no se olvidan.

saludos

Real de lo virtual dijo...

Ese Bef, chida labor, el niño te recordará.

Sobre Pinocet: Tienes mucha razón, aunque podríamos usar también aquella de cuando mataron a Superman.

Chingó a su madre.

Un abraxo

Mi "palabra" de verificación: ufbjfna, en Marte significa; me da una hamburguesa, por favor, sin pepinillos, sin cebolla y el refreso sin hielo. No, no lo quiero a lo grande, gracias.

sr. magnánimo dijo...

¡Ese Bef! ¡Hiciste que Santa Clós le trajera un regalo decente al chamaco! ¡Mucho, mucho! Ojalá pasaran cosas así más seguido. En la Gandhi de estos rumbos no hay libros de horror en la sección infantil. Sólo de aventuras y los clásicos infantiles, of course.

En cuanto a Pinochet. Lo trataron con demasiada cortesía. Tendrían que haberlo quemado y desparramado las cenizas en una encrucijada para quedar a mano con toda la raza que se empinó. Y sí, se lo cargó el chahuistle. Chido.

Paul Medrano dijo...

Eso que hizo usted, debería ser parte de las responsabilidades de los escritores. Sería algo así como una reforestación de lectores. Qué mal que a la mayoría le importe un comino lo que lee o no la gente. Salutes

yolanda jimenez dijo...

algún día, este pequeño sabrá que estuvo bajo tu presencia, y sonreirá.

drneon dijo...

La verdad es que hubiera sido cuestionable de tu parte mencionarselo, pero tengo la impresión de que de haber estado yo ahí le hubiera recomendado al chamaco leer el cuento de "El Pasillo de la Azúcar"que dicho sea de paso es uno de mis cuentos favoritos.

saludos!

Bar dijo...

Algun te mencionará en su blog (o en su equivalente), a manera de anécdota enriquecedora.

Saludos Azulosos Carnalito.

Portero dijo...

Ah pinchi chamaco renuente, si no queria asesinatos ni vampiros y algo de terror le hubieras recomendario el diario oficial de la federación jajajajajaja!!!

saludos, la semana que entra ya estoy de vacasiones para visitarte! te llamo antes, abrazos

Calvin Krime dijo...

O el semanario del episcopado?

ira dijo...

Es lindo lo que hiciste, pero creo que subestimaste al dependiente de Ghandi.

No sólo los anglosajones escriben horror, mr. Bef. Han sabido venderse mejor, eso estodo.

Horacio Quiroga posee una extraña cualidad: describe el horror de la soledad real y uno sabe que el miedo viene desde adentro. No necesita monstruos.

Sólo quería decir eso.

Que comas rico en Navidad.

RU dijo...

Bef:

es verdad que no hay malos lectores, solo libres inadecuados, no hay mas tortura que leer clasicos del siglo de oro español a los 12 años.

respecto a lo de Zaid, hago mal al hablar sin haber leído el artivulo, pero su perceptción sobre la disminución de las librerias es un poco erronea. a lo mejor las librerias a las que el iba ha desaparecido, pero cada vez se venden mas libros es nuestro país, y eso se puede comprobar con los datos de la industria editorial. lo que si ha desaparecido es la figura del librero, auqel personaje que sabia recomendar, eso es triste. un saludo y te comento que recien leí tiempo de alacranes, luego comentamos

Ernesto Priego dijo...

Yo coincido con Ira. A mi Horacio Quiroga, a la edad de ese niño, me aterró profundamente. Y por eso me gustó. Sin embargo, tus recomendaciones fueron muy buenas (la primera novela de King que leí fue Cujo, exactamente a los 11 años, y recuerdo que mis papás estaban ciertamente preocupados.

Hoy visité Forbidden Planet y pasé horas en la sección de CF y horror. Me quería comprar todo. Por cierto que publicaron en inglés un ensayo de Michel Houellebecq sobre Lovecraft con un prólogo de Stephen King y dos nuevas traducciones de dos cuentos del buen Providenceano.

Al final la pobreza (o la avaricia) pudieron más y sólo compré un libro, pero me sentí como de diez años otra vez, y recordé lo importante que fueron para mí esas primeras lecturas. Ahora te leo y comparto tu emoción y entiendo, perfectamente, la fuerza motora que te llevó a recomendarle libros al chavito.

Abrazo.

Ernesto Priego dijo...

No sé por qué dije "traducciones". Estaba pensando en que el libro de Houellebecq es una traducción. No recuerdo los cuentos que vienen, pero lo padre de la edición es que hagan un trío amoroso King, Houellebecq y Lovecraft.

Saludos otra vez.

Mr. gonX dijo...

Lovecraft será siemrpe un buen empujón... pero a la locura je je.

Y si el chicuelo ese es uno de los nuestros o no, se delatará con como le vaya con los Mitos de Chtulhu.

ricardo dijo...

Pues la Chingada se tardó mucho para llevarse al Pinoshit. Bueno.. La Chingada actua de formas extrañas.

mike dijo...

Oh Dios... mi acercamiento a HP Lovecraft fue un poco diferente, cuando tenía como diez años, me gustaba ir a cureosear al cuarto de mi primo. Tenía una colección de libros delgados, impresos en papel de mala calidad, con olor a viejo. Se llamaban "biblioteca del terror" y creo que los publicaba Planeta de agostini. Las portadas eran sencillas. Negras, con una ilustración o foto que pudiera relacionarse con el titulo en cuestión y una tipografía roja de trazos bruscos, intensos que pretendía evocar violencia. Le pregunté a mi primo: -¿Cual me recomiendas? Y de entre los mas de 30 títulos que tenía , sacó de en medio uno de Lovecraft. Era un compilado pequeño de cuentos,-Este es mi favorito- me dijo. Miré el título. "El color que surgió del espacio". Con el puro nombre quedé enganchado.

Y así fue como me enrolé en las filas freaks.


un grandisimo abrazo .


mike.

Real de lo virtual dijo...

Feliz Navidá y mejor 2007 amistá

Reverenda Madre dijo...

Ojalá algún BEF hubiese aconsejado a mis padres con los libros que me compraban :P.

Con 10 años devoraba cualquier libro que cayera en mis manos y, claro, como lo único que caía en mis manos eran los libros que mi madre tenía en el mueble del salón "para hacer bonito", pues leí libros como el Decamerón, El Valle de las Muñecas, Viven, La Profecía... y hasta un tratado de antropología sexual :D (como mis padres no leían, no sabían ni de qué iban esos libros).

Fue entonces cuando mis padres se "percataron", al fin, de que me gustaba leer, y me regalaron un libro para mis reyes de los 11 años: Historia de España (volumen mastodóntico, plúmbeo y anquilosado donde los haya). Recuerdo que les dije que me encantaba (para que no dejaran de comprarme libros), pero que la próxima vez preferiría una novela, y plas, me compró mi padre una novela de vaqueros ¬¬. Veréis, no tengo nada en contra de las novelas de vaqueros, pero... así que le dije que la próxima no fuera de las que les gustan a los chicos, y el siguiente libro que me regalaron fue uno de "Jazmín" (novela romántica).

Para los siguiente reyes les pedí un "Quimicefa" :PP. Menos mal que mi pasión por la lectura era congénita.

*****

Un placer haber encontrado tu blog, BEF. Me pasaré por aquí de vez en cuando para leerte :)P.