martes, agosto 22, 2006



Al gato y al ratón/ jugabas con mi amor...

En este momento no me preocupa el complicado escenario poselectoral, ni el endurecimiento de las posiciones de la izquierda y la derecha ni la violencia desatada en Oaxaca ni el hecho de que la APPO haya sido declarada guerrilla urbana por la Secretaría de Gobernación ni la intervención militar de Israel en Líbano ni el Hezbollah ni mucho menos el destino del Tigrillo Arellano Félix...

Lo que me quita el sueño en este momento son las caricaturas de Tom y Jerry. Me explico:

Resulta que el canal Boomerang ha decidido censurar casi 1500 caricaturas clásicas de Hanna Barbera debido a que en varias de ellas los personajes aparecen fumando. La queja de un padre de familia, que considera ello inadecuado para el público infantil generó la observación a Boomerang por parte de Ofcom, la oficina clasificadora de los medios ingleses.

"Esta es una medida voluntaria que hemos tomado a la luz de los cambios de los tiempos", declaró Yinka Akindele, vocera de la caadena Turner en Europa, propietaria también de canales como CNN y Turner Classic Movies.

El asunto es preocupante, y mucho. Si bien hay gente que considera las caricaturas de poca importancia, la realidad es que las consecuencias de esta acción censora son terribles.

Adaptar una obra de arte (quien dude que el cine animado lo es está leyendo el blog equivocado) a "los cambios de los tiempos" implica la destrucción total de la tradición cultural de un pueblo.

Ello implicaría, por ejemplo, eliminar completo el capítulo 22 del Génesis en la Biblia, en el que Abraham se dispone a sacrificar a su hijo Isaac debido a que los tiempos cambian y ahora es mal vista la violencia intrafamiliar. O lanzar una cubetada de aguarrás a "La maja desnuda" debido a que es sexista. O censurar "El mercader de Venecia" de Shakespeare porque da una mala imagen de los judíos (y por lo tanto es racista). O desaparecer todas las grabaciones de Carmina Burana de Carl Orff porque se estrenó en la Alemania nazi, o...

La lista puede continuar ad infinitum.

Una obra de arte es el reflejo del contexto en el que fue creada.

Debo ser claro: soy ex fumador y me parece que no debe promoverse el tabaquismo. Además, estoy convencido de que las caricaturas tienen una altísima penetración en su público y que sus contenidos (la mayoría de las veces altamente politizados) deben ser moderados.

Pero estoy en contra de que se censure una obra generada hace más de 60 años, en un contexto sociocultural diferente donde TAMPOCO SE DEJABA FUMAR A LOS MENORES pero en que no era mal visto que lo hicieran los adultos (recordemos que las proporciones de Tom son más adultas respecto a las claramente infantiles de Jerry, quien apuesto que jamás aparece fumando).

Este puritanismo jodido, de corrección politica se vuelva al final un fascismo velado. ¿Porqué no recorrer los horarios de Tom y Jerry más tarde? Estoy seguro de que su público es más de adultos nostálgicos que de niños, más ocupados con las caricaturas japonesas.

Lo peor es que si algo censurable tienen los cortos de Tom y Jerry no es el hecho de que a veces Tom aparezca fumándose un puro, sino la extrema violencia que aparece en pantalla. Y nadie ha dicho nada al respecto. Me parece una doble moral funesta.

Todo lo anterior dicho en virtud de que no soy entusiasta de Tom y Jerry, sus caricaturas me parecen repetitivas y aburridas, pero sí del derecho de un creador (en este caso los directores Bill Hanna y Joe Barbera) de que su obra se mantenga intacta sesenta años o más después de haber sido producida. Y si debe modificarse, que sea en función de una decisión autoral y no por la disposición corporativa de una multinacional.

El horror, el horror...

20 comentarios:

Lonjho dijo...

Si mal no recuerdo, en alguna novela de Clarke las películas viejas eran editadas digitalmente para quitarle a los personajes los cigarros y desaparecer su humo. No era de ninguna manera la trama de la historia, sino un mero elemento para crear el ambiente futurista de la misma.

En el mundo real algo parecido hizo ya Spielberg con su ET, borrándole a los agentes las pistolas y poniéndoles radios.

Ya lo dijiste: El horror...

yolanda jimenez dijo...

mmm que cosa, cambiar el pasado para que medio agrade al presente... ¿Dónde quedan el derecho y la decisión de cada quien ver lo que desee ver? Te apoco completamente.

Anónimo dijo...

de acuerdo en todo lo dicho, gordo mamon

Carcass dijo...

Asi es Bef, como dice Franklin:

"If all printers were determined not to print anything till they were sure it would offend nobody, there would be very little printed."

Ahora, y ¿qué tal lo "políticamente correcto" del transvestismo del Diablo en las Chicas superpoderosas? ¿o el macaco con el cerebro expuesto, Mojo Jojo?, o ¿qué tal el matrimonio gay entre Bob Esponja y Patricio?

Paul Medrano dijo...

Coincido con usted con ese puritanismo jodido que pulula por a'i; aunque habría que preguntarse ¿es más nocivo un vil cigarro de caricatura a los vomitivos programas televisivos en horarios familiares? Además, a las crías ya ni les interesa Tom y Jerry, ahora quieren acción, sangre, gritos, ven las series de MTV y leen Tvynovelas. Chale. El es puritanismo jodido, ese que sólo actúa cuando le conviene.

Luis dijo...

En los terrenos del abogado del diablo, el señor Mark Evanier puso algo muy interesante en su blog:
http://www.newsfromme.com/archives/2006_08_23.html#011955

La parte donde menciona a Tex Avery es una chulada, de verdad vale la pena leer ese post (poniendo especial atención a su muy optimista conclusión, la cual responde atinádamente a la pregunta de Yolanda.)

Básicamente, estoy de acuerdo: si se pueden modificar esas obras es porque los creadores lo permitieron desde que se plantearon los términos en que fueron creadas. Añádele que soy un ferreo defensor de la separación arte/artesanía (y del absoluto respeto que me merecen ambas, para que no me birnquen encima) y pues... a mí también me resulta difícil estar en contra de la desición que tomaron en Boomerang UK.

Alberto dijo...

La parte que más me molesta del asunto es la de usar a los niños como pretexto. Me recuerda lo que pasó con Plaza Sésamo, donde el monstruo comegalletas dejó parcialmente de comer galletas para recomendar una alimentación más saludable...

Edgar Clement dijo...

Fascismo postmoderno...

El Portero dijo...

Pinche viejo sano, entonces que censuren tambien las caricaturas donde aparece el "protagonista" y sus hijos, no vaya a ser que el chamaco vaya a preguntar de donde o como salieron los hijos de X o Y personaje que siempre esta con el "papá".

Bef dijo...

Lonjho: Creo recordar vagamente esa novela. Pero la leí hace mucho. Lo que tengo fresco es la novela The Chronoliths de Robert Charles Wilson, situada en un futuro donde el tabaco es tan mal visto (y penado) como la mota hoy. Un saludo, qué gusto verte por aquí.

Yolanda: Agradezco tu apoyo. No es poca cosa este asunto.

Carcass: Carnalito. Exacto, qué tal con esa doble moral. Sin ser homofóbico, me parece más controversial el amasiato de Bob Esponja, y me alegra que no se le censure. Pero no debería haber censura en ningún caso.

Paul: Lo jodido es eso, que se aplica una serie de criterios a discreción y conveniencia del censor.

Luis: Leo la columna que refieres de Evanier, a quien respeto como guionista (que no como creador). No estoy de acuerdo.

La actitud de Tex Avery merecía el abucheo que recibió. Más que hablar de una "inquebrantable ética de trabajo" me parece que refiere una tristísima autoestima nula que siempre han tenido los moneros (animadores y comiqueros) respecto a su obra (artesanal o no).

Pero suponiendo, sin conceder, que el que paga manda, esos fueron trabajos comisionados hace más de medio siglo. Ya pasaron por esa censura. Me parece tristísimo que se les modifique en retroactivo.

Y si bien es cierto, como apunta don Mark, que esas caricaturas están disponibles en DVD sin cortes, y que si la gente exige que se transmitan intactas seguramente Boomerang/Turner lo haría (exclusivamente con intereses comerciales) ello no le quita lo jodido al asunto.

Porque, ojo, no hay que perder de vista forma y fondo, en lo supoerficial parece simplemente el recorte de unos cuantos segundos a una caricatura. En el fondo, veo una más de las preocupantes evidencias de que vivimos en un mundo restringido, observado y censurado, progresivamente más orwelliano. Ahora son las caricaturas. Mañana se quemarán las novelas de Kurt Vonnegut en las bibliotecas públicas, como ya ocurrió.

Uf, me clavé. Muchas gracias por tu comentario.

Alberto: Es lo mismo. ¿Qué sigue? ¿Que desaparezcan las caricaturas donde Bugs Bunny besa en la boca a Elmer Fudd?

Clément: Posmoderno y pinchísimo, mi querido Edgar. Un saludo hasta allá. Quizá te visite en octubre.

Portero: De acuerdo contigo, tocayo. Un abrazo.

Luis dijo...

Gracias a tí por leer la opinión de Evanier y clavarte en ella. Como mencioné, se me hace difícil oponerme a esa decisión en particular, pero de que es un ladrillo más hacia 1984, lo es. Lo que se me hace interesante y digno de explorar es que, entonces, el asunto ya estaba jodido desde la creación de la obra.

Conste: no estoy proponiendo una apatía hacia lo que ya se hizo, sino una toma de conciencia de que puede seguir pasando con lo que actualmente se está creando si muchas de nuestras decisiones se toman con parámetros similares a los que se tenían en aquel entonces, como si nada hubiera cambiado.

Salute.

Bar dijo...

"Remember, Big Brother is watching you"

JorgeNMz dijo...

"Lo peor es que si algo censurable tienen los cortos de Tom y Jerry no es el hecho de que a veces Tom aparezca fumándose un puro, sino la extrema violencia que aparece en pantalla. Y nadie ha dicho nada al respecto."

Aunque bueno, estan Itchy y Scratchy en los Simpsons...

Anónimo dijo...

Es increíble que gente que se dice culta piense que la censura está en las modificaciones que se realizan a caricaturas con motivo de la posibilidad (real) de que el fumar cause enfermedades mortales, que tienen una influencia nociva en las nuevas generaciones. Si hacen un análisis estudiando la situación hacia su origen, resulta que las empresas tabacaleras ocultaron el peligro durante decadas, vendiendo veneno puro a la sociedad, impulsando su consumo, convirtiendo su uso en un símbolo de estatus, haciendo creer a los jóvenes que eso los con les concedía la madurez que requerían para competir con los adultos. Los gobiernos de todo el mundo se hicieron a un lado y permitieron esa aberración, para favorecer a unos cuantos. Nadie pudo oponerse hasta finales del siglo XX. Esa es la censura real.
¿Obra de arte? Que bajo valoras los esfuerzos de los artistas, que tratan de transmitir sensaciones y sentimientos a través de sus "obras", mientras que esas caricaturas fueron elaboradas en una industria, donde no se daba siquiera el reconocimiento que merecían a los dibujantes (en serie), coloristas, escritores, animadores, etc. etc. Pues lo importante era sacar un producto de consumo (que no es el objeto del arte) de manera periódica.
Y en todo caso: ¿Crees que por que alguien lo hizo en un pasado remoto es suficiente justificación para que se siga transmitiendo de generación en generación? ¿O no te has dado cuenta que los anuncios de cigarreras en las carrocerias y circuitos de los fórmula 1 y no existen, a pesar de que eran una gran tradición (Marlboro-Maclaren o JSP team)? Los sunnitas y Chiitas siguen combatiéndose y odiándose por una serie de asesinatos que ocurrieron hace más de 1300 años, y se sigue enseñando a las nuevas generaciones para que se reproduzca el odio. Si en realidad abrieran los ojos, verían que la censura no son Tom y Jerry sin cigarros, sino Tom y Jerry ocupando un espacio que podría ser llenado por una caricatura nueva, distinta, o bien por un comic, o una novela o una obra de teatro o juegos o ... Pero tal parece que cuanta basura nos envién por la televisión (incluídos "The Simpsons", que cada vez son menos graciosos, ingeniosos, frescos y artísticos) se ha de convertir en tema de nuestras conversaciones y pensamientos.
Si quieres realmente combatir a las "multinacionales" que tratan de imponernos sus criterios, tú tienes el poder en tus manos. Usa tu control remoto y cambia el canal, no veas Tom y Jerry como protesta; un poco más radical, pero con consecuencias mas grandes, apaga el televisor. Eso realmente harían que se escuchara tu voz. Todavía más allá: pide a otros que hagan lo mismo por una buena causa. Pero por favor, deja de quejarte como como la viejita que sale en la película "ATM" que saca de sus casillas al buen Pedro Infante...

José dijo...

Pues querido amigo, para variar estoy de acuerdo contigo, salvo en un punto. Mencionas que no se ha dicho nada de la violencia que se expone en Tom & Jerry, cosa que no es totalmente cierta, pero desgraciadamente no cuento con las pruebas en este momento. Recuerdo que a principios de los noventa precisamente cuando la ola politico correctiva tuvo uno de sus auges, una de las cosas que se atacaron fue la violencia en las caricaturas y entre las que salían bailando estaba Tom & Jerry. Afortunadamente se salvó en aquella ocasión, pese a que en México salió del aire por un tiempo, aunque no sé si por ese motivo o porque ya los capítulos eran muy repetitivos.

saludos

Carcass dijo...

Solo como comentario al "anónimo", el arte y la industria no se pueden separar, uno depende del otro, recuerda que los frescos de la Capilla Sixtina fueron encargo del Papa Julio III, y fue pagado por la "industria" vaticana, a explícita orden de ellos. Y no, no apaguen la televisión, ni bloqueen Internet, ni quemen imprentas. Como dijo Chuck Jones:

"Censorship, I believe, is the most dangerous enemy to all human communication, and piety of intention is probably the most dangerous, the most virulent and the most self-satisfying".

Chuck! dijo...

¿Quién es el tal Anónimo? estoy de acuerdo, en parte... Siento que no es tanto el ver a Tom y jerry fumando, sino el respeto a Tex Avery que los hizo de esa manera... es como dejar de exponer la pipa de Duchamps porque fomenta el tabaquismo. Por otro lado, el hecho, no es queja porque queramos ver la caricatura, el mismo Bef dijo que no la veía, francamente, si yo hiciera algo asi, me gustaría verlo tal cual lo hice y no con cortes porque es un "mal ejemplo". Mal ejemplo el padre que educa a sus hijos sentandolos a ver la TV.

H.B dijo...

hablando del arte en el cómic (censurado), es bueno acordarse del manga: barefoot gen de keiji nakazawa.

Carlos Mal Pacheco dijo...

HIJOS DE LA GRAN PUTA!!!

Jay_traveller dijo...

BEF, de hecho olvidas que ya ha habido varias censuras de este tipo en caricaturas antiguas, como el retirar todas las caricaturas "racistas", especialmente las que pago el mismo gobierno de USofA para mostrar la maldad (o estupidez) innata del alemanes y japoneses...
tambien el retirar a personajes como speedy gonzalez porque podrian herir suceptibilidades...

seamos honestos... si solo fueran las caricaturas no nos importaria un caraxo

no es tanto el atentado a esas formas de arte, sino que aparece una potencia que puede editar la historia para que se conforme a su vision del mundo y lo esta haciendo.
es verdad que todos los gobiernos lo han hecho en algun momento, todo regimen construye su historia enterrando la de los vencidos, pero nunca habia habido tantos medios de control como ahora...
ya empezo a borrar la historia, todo, claro, con las mejores intenciones, lo mismo el presente, por la seguridad de ?todos?...

ah, no es ironico que despues de censurarlibros, caricaturas, peliculas y cualquier otra forma de expresion vagamente racista, ahora esten tratando de legalizar el racial profiling para detectar terroristas?